Poemas escogidos del libro "Cometa blanca sobre mar azul", de Juan José Cuenca López.
external image cometa-blanca-sobre-mar-azul-9788415897026.jpg


Audiciones de los poemas versionados:por 5ºA





LA PALMERA

A la sombra de la palmera
come dátiles el pirata Bigotetieso,
¡eso, eso!
Uno para la tripa
y otro para el regreso

Va llenando los bolsillos
de dulce fruta almibarada
uno más y se acaba.
Guardará para el camino
lo que el pirata no traga.

La palmera suelta sus hijos
con pena y poco atino;
no sea que venga otro vecino
compañero de barco del pirata
¡ y todo su fruto dé por perdido !
EL BURRO CLODOMIRO

El burro Clodomiro
no tiene zapatitos blancos;
el burro Clodomiro,
tampoco lleva zancos.

El burro Clodomiro
lleva puestos anteojos;
el burro Clodomiro,
que tiene los ojos flojos.

El burro Clodomiro
no tiene chaqueta de ojales;
el burro Clodomiro,
ni vestido de faralaes

El burro Clodomiro
si que tiene pantalones;
el burro Clodomiro,
que le llegan a los talones.

El burro Clodomiro
tampoco lleva calcetines;
el burro Clodomiro,
ni tirantes ni mocasines.

LA BRUJA HOLGAZANA

La bruja holgazana
está tumbada a la bartola:
espera a que le venga la gana
para lavar la cacerola.

La coge y le da la vuelta,
no sabe por donde empezar,
que aún no se ha echado la siesta
¡ y está todo por lavar !

Y ahora busca el detergente,
debajo de la cama y en el armario,
no lo encuentra de repente:
¡ vaya mal fario !

Frota y frota eficiente,
quitando potingue y grasa,
y la deja reluciente
cuando por debajo del agua la pasa.

Se echa ahora a dormir
con la escoba en la mano,
¿ quién la quiere escuchar
roncando como un marrano ?

TEODORO EL FANTASMA

Teodoro el fantasma,
que lleva cadena,
tose porque tiene asma
y vaga como alma en pena.

La cadenita
-quién lo diría-,
cuando quiere de la quita
porque chirría.

El fantasma Teodoro
se aburre en el castillo,
por eso tiene un gorro
y barre con el cepillo.

Canta muchas canciones.
Todos sus parientes
llenos de emociones
son sus mejores oyentes.

Aplauden muy alto
cuando él ha terminado.
Teodoro, muy sensato,
da el concierto por acabado.

Se busca
guitarra sin cuerdas,
para hacer música,
¡ se admiten reservas !

LA LLUVIA

La lluvia fría
cae en el tejado
cae igual de noche que de día
y todo está mojado.

Cuando el viento es fuerte
se estrella en los cristales.
No puedo ir a verte
porque llueve a raudales.

La lluvia es juguetona
y hace ríos en la calle,
en el hoyo se amontona,
corre y corre por el valle.


EL VAMPIRO MELLADO

Tengo un vampiro
al que le falta un diente
y lo tengo escondido
para que no lo vea la gente.

Es muy tímido
y reservado,
bebe todo el rato líquido
para estar bien hidratado.

Bebe horchata,
también rica limonada
que moja su nariz chata
cuando está congelada.

Me acompaña cuando duermo
y cuando voy a la playa:
hoy no se baña, que está enfermo,
tumbado está en la toalla.


MI PERRO CENCERRO

Mi perro cencerro
es grande como un becerro
y come de mi mano
con ganas, muy temprano.

Me sigue a todas partes
y llega siempre antes.
Me chupa, me restriega,
si lo aparto reniega.

Vigila si me alejo:
me mira y se pone tieso;
y corre a mi encuentro
una vez y un ciento.

El tendero le da un hueso
para que no coja sobrepeso:
mueve el rabo contento
mirándolo muy atento.


PATO AL AGUA

Cuac, cuac y cuac,
el patito al agua va.
Fresquita, clarita y sabrosa,
no sale el pato ni un segundo de la poza.

COPLA DEL TITIRITERO

En el solar que hay en mi pueblo
ha aparecido esta tarde el titiritero:
con sus muñequitos de felpa.
Su bigote y un gran sombrero.

Cuenta un cuento de princesas,
con su príncipe bueno
y un ogro de un solo ojo
por el que echa veneno.

¡ Ahí está, ahí está !,
gritan los chiquillos.
Que si no te das la vuelta
¡ te clavará los colmillos !


SIMÓN, EL LEÓN

El león ruge,
el león corre,
el león da zarpazos
con sus patas de cobre.

¿ El león tan bravo
no tiene quien le adore ?
No te vayas, leoncito,
que te curo los arañazos
que tienes en el hocico.

-Así podré correr como un ciclón
por la pradera y todos dirán:
¡ por ahí viene Simón... !


LA FAROLA

Apagada y encendida
de día y de noche,
plis, plas, plis, plas.

Apagada y encendida
de día y de noche,
ha visto pasar un coche.

Apagada y encendida
de día y de noche,
con tanta luz, qué derroche.

Apagada y encendida
de día y de noche,
plis, plas, plis, plas.


EL MONO LUCIANO

El mono Luciano
se ha subido al banano.
Acelera, acelera
y no le hace falta escalera.
Se pone a cantar el mono
desafinando mucho el tono.
Tiene un cascabel
que suena del revés.
Un parche en el ojo
que se quita y se pone a su antojo.
Una corona de flores
bordada con mil amores.
Y cuando ha subido lo suficiente
mira hacia el suelo y dice lentamente:
qué mono del carajo,
¿ ahora cómo me bajo… ?



EL PANAL DE MIEL

Hay un panal
bajo el alero,
y allí las abejas
hacen miel con esmero.

Y la que más trabaja
no gana ningún dinero,
y el que menos hace
hace todo el día el zángano.

A hacer rica miel,
dice la reina;
y después a fabricar cera
para tapar un agujero.
“cera blanca y espesa,
como hace todo buen obrero,
y si el trabajo está bien hecho
hasta yo me quitaré el sombrero”.

Y entonces, todos a trabajar
sin un lamento ni un pero:
una patita aquí,
una antenita allá,
las alas brillando en el aire
cuando salen a volar.


NANA DEL SONAJERO

A la nana, nanita, nana,
duérmete mi niño que llega la mañana.
Te tocaré el sonajero de plata
para que tengas una sonrisa grata,
y después te traeré un lucero
para que te vele desde el cielo.

A la nana, nanita, nana,
duérmete mi niño aunque no tenga nada,
que tu padre va llegando
por el caminito andando.

A la nana, nanita, nana,
duérmete mi niño que llega la mañana.